Hiperconvergencia: la puerta de entrada a la nube híbrida

Adoptar sistemas hiperconvergentes (HCI), se ha convertido en una de las prácticas tecnológicas que más ha crecido en las empresas. ¿Por qué no iba a serlo? Estos sistemas que aúnan capacidad de cómputo, almacenamiento y comunicaciones, ofrecen numerosas ventajas

Hiperconvergencia: la puerta de entrada a la nube híbrida

Adoptar sistemas hiperconvergentes (HCI), se ha convertido en una de las prácticas tecnológicas que más ha crecido en las empresas. ¿Por qué no iba a serlo? Estos sistemas que aúnan capacidad de cómputo, almacenamiento y comunicaciones, ofrecen numerosas ventajas a los responsables de transformación digital de las empresas: son sencillos de mantener y gestionar, permiten escalar con facilidad y se integran con todo tipo de sistemas cloud. En este sentido, cada vez para más compañías, el viaje a la nube híbrida pasa precisamente por la hiperconvergencia. Veamos con más detalle algunas de sus ventajas.

Un diseño simplificado

Tradicionalmente, en el data center conviven cabinas de almacenamiento, servidores dedicados y una infraestructura más o menos compleja, a la que se suman tareas de mantenimiento, recursos que aprovisionar, tiempos de espera…

Y esto ha valido hasta ahora, pero en la era cloud, en la que es necesario desplegar aplicaciones de forma ágil, y en la que hay que contar con los recursos necesarios para hacerlo de forma inmediata, está forma de trabajar «heredada», ha quedado obsoleta.

En cambio, en un entorno HCI, se simplifica al máximo la arquitectura del CPD, reduciendo el tiempo necesario para llevar a cabo todo tipo de operaciones y recortando el coste que supone gestionar grandes volúmenes de datos y desplegar aplicaciones.

Pensado para el cloud

Además de por contar con un diseño optimizado, las soluciones HCI destacan por su capacidad de integración con todo tipo de soluciones y entornos cloud.

En este sentido, merece la pena destacar que el software HCI se despliega y se ejecuta en el data center de la empresa y se puede integrar con cualquier instancia cloud.

De esta forma, las empresas que quieren poner en marcha una estrategia de cloud híbrido, lo tienen muy fácil a la hora de poder trabajar de una forma unificada.

Capacidad para escalar con inteligencia

Si volvemos a nuestro data center anterior, veremos que todos esos elementos de los que hablábamos (servidores, canales de fibra, cabinas de almacenamiento, hipervisores) tienen que ser instalados y configurados por separado, para que después puedan trabajar de forma conjunta. Cualquier cambio o ampliación que queramos hacer, añade por lo tanto más complejidad al proceso.

En una estructura HCI, en cambio, toda la estructura está definida por software. El software detecta y auto configura la infraestructura, poniendo en marcha las distintas conexiones y pasarelas entre los servicios de computación, red, almacenamiento y, de esta forma, a la hora de escalar y añadir nodos para seguir creciendo, desaparece la complejidad.

Recuperación ante desastres, IA y mucho más

En sucesivas generaciones de sistemas hiperconvergentes y gracias a un software cada vez más «inteligente», se han ido añadiendo mayor flexibilidad y todo tipo de capacidades nuevas por defecto, que inclinan la balanza hacia estos sistemas.

En este sentido, elementos clave de las soluciones de hiperconvergencia son la capacidad de integrarse con las soluciones de protección, además de generalmente, una «capa analítica» que monitoriza todo el proceso.

Muchos de estos sistemas incluyen además capacidades de análisis basadas en IA, que utilizan para «vigilar» cargas de trabajo, buscar cuellos de botella, descubrir limitaciones en los recursos disponibles o incluso, auto-remediar errores de forma automatizada y transparente para el personal técnico.

Los sistemas HCI tienen además un menor impacto medioambiental, ya que su enfoque integrador facilita que consuman menos electricidad y que solo crezcan en el consumo de recursos a medida que los necesita la empresa.

En buenas manos: Tu proyecto con IPM, a Ricoh Company y Dell Technologies

Para poner en marcha un proyecto de hiperconvergencia, te recomendamos eso sí, contar con el mejor equipamiento y el asesoramiento de un socio de confianza.

En este sentido, en IPM, a Ricoh Company lo que solemos recomendar es apostar por una solución como VxRail de Dell Technologies. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque es la única solución de infraestructura hiperconvergente del mercado que se ha diseñado conjuntamente con VMware.

Así, los clientes que tienen entre sus objetivos el desarrollo de su propia cloud híbrida o privada, encuentran en VxRail el único sistema hiperconvergente totalmente integrado con VMware Cloud Foundation, lo que garantiza la gestión de todo el ciclo de vida de la solución, de extremo a extremo. Esto les garantiza tomar el camino más sencillo y directo en su viaje hacia el cloud, contando con una plataforma completa y automatizada.

Partner Titanium de Dell Technologies, IPM, a Ricoh Company es el socio estratégico de la multinacional que cuenta con más servicios de certificación en todo el mundo (más de 50) y es el único socio de Dell Technologies en Iberia que pertenece a la junta consultiva de socios. Tu proyecto con nosotros, está es buenas manos.

Si quieres saber más sobre cómo tu empresa se puede beneficiar de la hiperconvergencia y cómo son las mejores soluciones del mercado, puedes descargarte de forma gratuita nuestro ebook «La TI del siglo XXI es híbrida: ¿lo es tu centro de datos?». ¿Hablamos?

Categorias

Archivos

Síguenos

Suscríbete a nuestro blog